flujo del dinero

Flujo de Dinero – Concepto y Funcionamiento.

Se le llama flujo de dinero a cualquier movimiento de capital que realice una persona u organización.

Los flujos de dinero son la evidencia más importante de la rentabilidad de una persona u organización. El monitorear continuamente las entradas y salidas de capital nos habilita en varios aspectos como:

  • Control del capital
  • Estudio estadístico de transacciones para determinar cuales son las más favorables
  • Toma de decisiones con respecto a la dirección de nuestras inversiones
  • Mejor gestión del capital.

Podemos guiarnos de 4 consignas basicas a la hora de gestionar nuestro flujo de capital:

  • Incrementar las entradas de efectivo, ya sea consiguiendo capital a través de inversionistas, aumentando las ventas, diversificando inversiones, etc.
  • Acelerar las entradas. Debemos hacer lo posible porque nuestras ventas, inversiones o pagos se realicen lo más rapido posible.
  • Disminuir las salidas, mediante la optimización de gastos y búqueda de ofertas en los servicios o insumos adquiridos.
  • Retrasar las salidas. Una forma de retrasar las salidas es haciendo arreglos de pago a largo plazo.

Tipos de flujos de dinero

Según la naturaleza de la operación realizada, su frecuencia y su función, tenemos distintos tipos de flujo de capital.

Operativos

Los flujos operativos son los necesarios para el correcto funcionamiento de cualquier iniciativa. Por ejemplo,

Si nuestro negocio consiste en ofrecer un producto a través de las redes sociales, algunos de nuestros costos operativos podrían ser:

  • Publicitar los productos a través de Instagram o Facebook
  • Servicio de Internet/telefonía
  • Mantener el inventario del producto ofrecido
  • Costos de realizar entregas, de ser necesario.

Las entradas de capital operativas en el mismo ejemplo serían las ventas cerradas y cobradas.

Inversiones

El flujo de capital destinado a inversiones es cualquier gasto que precisemos realizar para el mejor funcionamiento de nuestra iniciativa. También puede referirse a inversiones para aumentar nuestro capital. Por ejemplo:

  • Comprar una tablet, que nos permita monitorear y controlar mejor nuestros pedidos/ventas.
  • Invertir en un software que nos facilite la realización de muestras tareas.
  • Invertir en acciones de una compañía, para generar liquidez en un tiempo determinado.
  • Comprar criptomonedas para venderlas en un momento en el cual nos generen una ganancia significativa.
  • Comprar un curso que nos permita mejorar nuestro trabajo o diversificar y ofrecer un producto/servicio nuevo.

Financiación

Los flujos de financiamiento consisten en adquirir o prestar una suma de dinero con el fin de aprovecharlo para la realización de una mejora o un proyecto. La entrada de financiamiento consiste en conseguir inversionistas que nos faciliten avanzar con nuestras iniciativa. Las salidas de financiamiento consisten en ser el inversionista que facilita la iniciativa de un tercero.

Los flujos de financiamiento suelen tener un impacto en un plazo más largo que los anteriores. Si un inversionista confía en nuestra iniciativa es porque considera que en el futuro le traerá beneficios. Si confiamos en la iniciativa de un tercero y ayudamos a financiarla, espereamos tener un buen retorno de nuestra inversión.

flujo de dinero

¿Cómo manejar los flujos finanacieros de tu startup?

Tengamos en cuenta que la sustentabilidad de nuestra iniciativa depende de que seamos rentables a largo plazo. Debemos tomar en cuenta varios factores a la hora en emprender. A continuación hablaremos sobre los principales flujos financieros en cualquier iniciativa.

Inversión inicial

Cualquier emprendimiento que queramos hacer comienza con una inversión, ya sea en materiales, una curso o capacitación o depositar dinero en una plataforma de inversiones. Debemos tener siempre presente cual ha sido nuestra inversión inicial para determinar en cuánto tiempo la recuperaremos.

Capital de trabajo

El capital de trabajo son todos los costos necesarios para cubrir el funcionamiento de nuestro emprendimiento. Los costos operativos que mencionabamos anteriormente son mediante los cuáles entenderemos que capital precisamos para trabajar.

Retornos estimados

El retorno que generemos es principalmente lo que dicta si una iniciativa es factible o no. Si no conocemos exactamente cuánto vamos a ganar mensualmente, debemos trabajar con una estimación de retornos. Existen varias formas de estimar los retornos que un negocio puede traer. Por ejemplo

  • Investigar un negocio o inciativa similar y proyectar nuestras ventas/retornos en función del mismo
  • Realizar una “corrida de prueba”. Comprometer una pequeña parte de nuestro capital y analizar a corto plazo cuantas ventas podemos lograr.

Costos Variables

Los costos variables son parte del capital de trabajo pero debemos estimarlos por separado. Para estimar costos variables debemos determinar que obstáculos o dificultades podrían frenar nuestro empredimiento. Supongamos que tenemos un negocio en el que vendemos un producto el cual debemos buscar tomando un tren. Si el tren falla un día y debemos buscar mercadería, tendremos que pagar un envío.

Otros costos variables pueden venir asociados a picos de demanda. Por ejemplo, si tenemos un emprendimiento con una demanda muy cambiante, quizá por la temporada, por ejemplo, vender trajes de baño; el costo que tenemos que asumir para mantener el stock sería muy distinto en temporada de alta demanda y en temporadas de baja demanda.

Rentabilidad

Una vez que hayamos estimado todos nuestro flujos de dinero, podemos determinar si nuestro emprendimiento es rentable o no.

Debemos tomar en cuenta la inversión inicial principalmente, pensemos en cuánto tiempo nos gustaría recuperarla. Una vez que tomemos dicha decisión lo que debemos hacer es lo siguiente:

Con nuestra estimación de ventas mensual construyamos una tabla de la siguiente forma,

MesEFMAMJJASOND
Entradas
Salidas
Total P/L

Monitoreamos las entradas y salidas mensualmente y con esta información podemos determinar cual es nuestro P/L(Ganancia o pérdida). Supongamos que queremos recuperar nuestra inversión en 1 año. La Suma de los P/L de Enero a Diciembre debe ser mayor o al menos igual que nuestra Inversión Inicial.

Si queremos recuperarla en 3 meses, la suma de nuestro P/L para Marzo debe ser mayor o al menos igual que nuestra Inversión Inicial.

Para estimar nuestra rentabilidad, debemos comparar cuánto ganamos en un período específico de tiempo, con nuestra Inversión Inicial. Por ejemplo,

Si nuestra inversión inicial es de 1000$ y ganamos 80$ mensuales, (80/1000)*100=8%, tenemos una rentabilidad de 8 por ciento mensual.

En caso de que nuestra ganancia en un año sea de 900$, (900/1000)*100 = 90%, tenemos una rentabilidad de 90 por ciento anual.

Utilidad

Para determinar nuestro porcentaje de utilidad, debemos comparar lo que gastamos con lo que ganamos, es decir,

Si tenemos una ganancia de 40, invirtiendo 120, nuestra utilidad es (40/120)*100 = 33%

Análisis de riesgos

El análisis de riesgo es fundamental para cualquier emprendimiento que queramos realizar. Debemos tomar en cuenta todos los eventos que podrían frenar nuestra entrada de capital y como atacarlos.

Cuando analizamos riesgos es importante diferenciarlos en riesgos que debemos asumir y riesgos que debemos mitigar.

¿Cuál es la diferencia?

Un riesgo que podemos asumir es aquel que no representara un daño considerable en nuestro negocio. Por ejemplo,

Si tenemos un negocio principalmente de comida, que además ofrece postres, tener un inconveniente con la entrega de los ingredientes para los postres un día no nos frenará de generar ganancias.

Si por el contrario, nuestro producto principal son las hamburguesas y tenemos un problemas con el proveedor de carnes, debemos tener un plan de acción a ejecutar inmediatamente para reemplazar los ingredientes en falta.

Lo más recomendable es analizar que riesgos tenemos operativa y financieramente, clasificarlos y tener una o dos soluciones preparadas para cada una de las situaciones críticas que se nos puedan presentar. Los riesgos que como respuesta requieran de una inversión, deben ser considerados como costos variables.

¿Es mi inicativa rentable?

Una vez que hayamos estudiado todos los flujos financieros y realizado un análisis de riesgo, estamos listos para evaluar la factibilidad y rentabilidad de nuestro emprendimiento.

Es fundamental que tomemos en cuenta desde un principio cuanto dinero esperamos generar, cuánto estamos dispuestos a invertir y cuando queremos recuperarlo.

Algunos emprendimientos tienen una inversión inicial muy baja o quizá hasta nula, pero debemos entender que estos emprendimientos son los que traen resultados más conservadores. Mientras más capital estemos dispuestos a invertir y mejor estudiados tengamos los riesgos, mejores ganancias podremos generar. Pensemos que un tiempo compun de retorno en los proyectos de inversión es de 2 años.

Podemos encontrarnos con que una idea tiene un costo inicial elevado, pero debemos considerar en la comodidad que nos puede brindar un exitoso emprendimiento.

Un saludo Alpha, que la ganancia este con ustedes siempre 🙂

Respuestas